Destacados

[Destacados][threecolumns]

CRUCEROS PARA SINGLES - Mi Review en el NCL Breakaway (Luis Pineda)


  • Desde Cruceristas y Cruceros queremos dar públicamente las gracias a Luis Pineda (Gerente de solterosdeviajes.com) por compartir con todos nuestros lectores su review del viaje a bordo del NCL Breakaway inaugurado el 29/04/2013 y cuyas escalas han sido Nueva York, Navegación, Puerto Cañaveral (Florida), Great Stirrup Cay (Bahamas), Nassau (Bahamas), Navegación, Navegación, Nueva York
  • Hemos creado un álbum con todas sus fotografías que podéis ver aquí  (Próximamente) y para todos aquellos interesados en ver o descargar los diarios de abordo de este crucero, los tenemos a vuestra disposición aquí Clic aquí para descarga.
  • Luis es un gran profesional del sector, con muchos años de experiencia dedicados a organizar cruceros para singles cuyo éxito está mucho más que demostrado.
  • Paso a compartir su relato, las características del barco las tendremos en breve en el apartado de este mismo blog "Barcos de Crucero", espero que disfrutéis de la lectura y si al igual que yo, no conocéis ningún barco de NCL, podremos hacernos una pequeña idea.


MI CRUCERO A BORDO DEL NORWEGIAN BREAKAWAY
(Por Luis Pineda)


Foto: Luis Pineda

Podéis leerlo de una vez o volver y seguir si os interesa el artículo ya que he preferido colocarlo completo.


Domingo 23 de marzo 2014:

Después de haber pasado una semana en la siempre fascinante ciudad de Nueva York, nos dirigimos a la terminal de cruceros situada en el “Pier 88” en la 12ª avenida a la altura de la calle 48, más o menos la misma latitud de Times Square, gran ventaja con respecto a otras como Royal Caribbean que lo hace desde Nueva Jersey.

Ya el barco impone su presencia en la ciudad de los rascacielos al acercarnos a él. Además esta situado junto al portaviones-museo “Intrepid”. En la calle ya se hacen cargo de las maletas (al ser trabajadores del puerto conviene dejarles al menos 1$ de propina por pieza). Los tramites de checkin son rápidos ya que habilitan muchos mostradores para ello. Una vez a bordo a la altura de la cubierta 7, la sensación de estar perdido es inevitable y la aglomeración ante los ascensores invitan a subir los 3 pisos hasta mi cubierta andando a pesar de llevar un bulto de mano.

Al estar alojado en un estudio para singles, tengo que acceder previamente a la zona correspondiente con mi tarjeta y antes de llegar a mi camarote me recibe el cabinista, que al preguntarme mi número de cabina ya se dirige a mi por mi nombre. Me acompaña y me explica todo lo necesario sobre luces, lugares para guardar la ropa, etc. Aunque no habla mucho español (casi nada) se esfuerza al menos en usar las palabras que sabe. El estudio es idéntico al que tuve en el Epic, salvo que este no tiene las "graciosas" luces de colores, sino sólo blancas, pero los huecos están optimizados y puedo guardar todo mi equipaje sin que quede nada a la vista.

Prácticamente nada más llegar, tenemos que hacer el obligado simulacro de emergencia, con la ventaja de no tener que llevar el chaleco. Las explicaciones son únicamente en inglés.

Nos dirigimos rápidamente a comer al buffet en la popa de la planta 15, ya que no queremos perdernos la salida de Manhattan. El buffet cómo caracteriza a la compañía, es abundante y de calidad, los postres una verdadera tentación, incluyendo helados. Me dirigió a la cubierta exterior en la misma cubierta para ver una de las salidas más impresionantes que nadie pueda ver desde un barco, con toda la silueta de la rascacielos de la ciudad a babor que me hipnotiza hasta casi hacerme olvidar que la Estatua de la Libertad se encuentra a estribor.

Resulta también impresionante ver pasar por debajo del puente “Verrazzano” que une Brooklyn con Staten Island, con muy poquito margen a escasos metros de los radares y chimenea.

Cuando voy a mi camarote, ya tengo allí mi equipaje y puedo deshacerlo, antes de la reunión de viajeros solos prevista para las 18.00 h. Esta apuesta de la compañía por dedicar camarotes para este colectivo es reseñable, a pesar de que este barco, aun siendo más grande que el Epic, tiene menos estudios para singles (sin suplemento individual) y el single lounge es también más pequeño.

A dicha reunión asiste una persona del departamento de entretenimiento del barco, de nacionalidad brasileña quien al menos habla español. Comunica que habrá algunas actividades en común, pero curiosamente los últimos días, creo que deberían hacerse los primeros para que la gente que viaja sola se pueda conocer más rápido y a pesar de sugerirle que todos los que allí estamos nos presentemos y digamos de donde somos, no lo hacernos y dependemos de lo abierto que sea cada uno.

Decidimos dar una vuelta por las cubiertas 6, 7 y 8, que son las que tienen los diferentes restaurantes y locales de ocio, para irnos orientando. Increiblemente grande el casino, con muchísimo éxito y mucha afluencia de gente siempre que estaba abierto (me gustaría saber cuanto recaudan por este concepto). Antes de ir a cenar, entramos en el Headliners y vemos el curioso duelo de pianos de "Howl of the moon" que provoca ya los primeros momentos divertidos y animados para los pasajeros.

Hoy decidimos probar el restaurante "Savor" en la cubierta 6, uno de los incluidos en el precio del pasaje. Hay que decir que los 3 restaurantes (también el "Taste" que esta enfrente y el más elegante "Manhattan Room" una cubierta más arriba, tienen el mismo menú. Éste es lo suficientemente variado para hacernos dudar, la presentación y calidad son muy altas, el sabor delicioso y los postres la perdición de cualquiera. Como buenos españoles somos los últimos en salir, pero nadie en ningún momento nos ha dicho nada ni metido prisa.

La semana en Nueva York pasa factura y decido acostarme temprano. Han vuelto a arreglarme el camarote y la cama es muy grande para una sola persona y muy cómoda, antes, una parada en el lounge para rellenar la botella de agua. Hasta mañana.

Foto: Luis Pineda

Lunes 24 de marzo:

Hoy es un día de navegación y no hay que madrugar, no llego a tiempo para hacerlo en un restaurante a la carta y tengo que ir al buffet, el barco va a tope y hay mucha gente, pero aún así hay “4 estaciones” idénticas para no tener que desplazarse muy lejos para encontrar cualquier alimento. Decido comer un par de huevos fritos y el café (un capuccino) decido tomarlo en el “singles lounge” donde tienen una máquina que hace un café muy bueno (bastante mejor que el americano gratuito de los bares).

Hemos quedado para reservar las excursiones, nos atienden muy rápido, pero nos llevamos una desilusión, ya que queríamos reservar una cabaña en la playa privada de Great Stirrup Cay y están todas completas, nos tenemos que conformar con una “tumbonas cubiertas”. A pesar del fresco, damos una vuelta por cubierta para irme haciendo con el barco. Como con la gente del grupo en el buffet del “Moderno Churrascaria” que excepcionalmente lo abren para almorzar, hay menos variedad que en el buffet “normal” pero se está mas a gusto y con menos aglomeración de gente.

A las 14.30 h. tenemos la visita del barco con la RRPP del publico español, nos enseña todas las zonas comunes; restaurantes, salones, salas de fiestas, casino, etc. No nos puede enseñar la parte lujos del “Heaven”, pero como me han invitado al cocktail de capitán, la veré mas tarde. Durante el mismo, se puede apreciar el ambiente elegante y exclusivo, con un bar, restaurante, piscina (con un techo que se puede abrir y cerrar para poder usarla incluso en días lluviosos) y solárium propios. Un par de jefes de departamento allí presentes se me presenta y me hace las preguntas de rigor de como lo estoy pasado, si me gusta el barco, etc.

Hoy teníamos reservado el espectáculo “Cirque dreams & jungle fantasy” que ya me se que hay que hacerla con tiempo y sobre todo en un día de navegación. El espectáculo es similar al del Epic, pero con otra ambientación y muy elegante, el menú es fijo de unos entremeses, un solomillo y 3 pastelitos de postre. Después hacemos tiempo en la discoteca interior “Bliss”, pero también salimos a la zona exterior H2O donde ponen música también, pero hace bastante fresco todavía y al poco rato volvemos a Bliss.

Foto: Luis Pineda

Martes 25 de marzo:

Antes de llegar a Port Cañaveral en Florida, decido probar la pista elevada de cuerdas que tiene un saliente ya encima del mar y se culmina con una tirolina. La seguridad es total, todo muy asistido y después de pasar un par de “pruebas” ya la sensación de seguridad es total.

Amanece muy nublado, pero las previsiones son que va a ir mejorando según pase el día como así ocurrió. El barco llega a las 12.00 h. nosotros tenemos la excursión “Cocoa beach & village” que es simplemente traslados desde el puerto a la playa (tenemos ganas después de un largo invierno) y desde allí poder ir al pueblo cercano, son solo un par de calles, pero con cierto encanto y unos escaparates decorados con un gusto exquisito.

En esta escala hay gran cantidad de excursiones, destacando los parque temáticos de Orlando o el Centro Espacial Kennedy. Después de un paseo de una hora por el pueblo (con gran y delicioso helado incluido), volvemos a la playa, ya se ha despejado el cielo y hace un día fabuloso con una temperatura de unos 20º, no puedo evitar darme un chapuzón y luego secarme al sol. Junto a la playa está la tienda grandísima de artículos de surf de “Ron Jon” donde me quedo con ganas de visitarla con más calma. Al llegar al barco, decido ir al jacuzzi de la zona “solo adultos” H2O, donde se aprecia y agradece la tranquilidad sin niños. Hoy cenaremos en el elegante restaurante “Manhattan room” en el que aunque el ambiente sea más distinguido (hay que acudir con pantalón largo y zapatos), el menú es exactamente el mismo.

Foto: Luis Pineda

Miércoles 26 de marzo:

Mientras desayunamos a la carta en el restaurante Taste, recibimos por megafonía la noticia de que debido al fuerte viento, no vamos a desembarcar en la isla privada de la compañía “Great Stirrup Cay”, a cambio el barco adelantará su llegada a Nassau. Como nos había sido imposible reservar una cabaña (completas ya al 2º día, así que conviene hacerlo por internet lo antes posible) y solo nos ofrecieron unas “conchas” (tumbonas cubiertas) decidimos comprar por hoy el acceso al “Vibe beach club” una zona restringida también solo para adultos con tumbonas mucho más cómodas (algunas estilo cama), ambiente mucho más tranquilo y con 2 jacuzzis los cuales se podían usar sin las aglomeraciones de las otras zonas públicas con muchos niños alrededor.

Pasamos allí la mañana durante la cual nos iban ofreciendo pinchos con fruta fresca y unos sorbetes de zumo de manzana. Almorzamos en el buffet y volvimos otro rato hasta que ya el sol se ocultaba. Decidimos cenar en el mismo restaurante del desayuno “Taste”, es importante decir que muchos de los platos son los mismos todos los días y que solamente varían un par de ellos de una noche para otra, aún así hay algunos que no nos importa repetir, incuso el queso que anuncian como poste, nosotros lo usamos de aperitivo.

Hoy tocaba el espectáculo de fuegos artificiales en la zona de popa H2O, pero debido a que estamos atracados en Nassau, por seguridad lo aplazan al día siguiente y hoy programan la fiesta “Glow” (antes white hot party) en la que se sugiere asistir vestidos de blanco o con ropa fluorescente tan de moda últimamente. Como era de esperar es la fiesta más animada de la semana.

Foto: Luis Pineda

Jueves 27 de marzo:

Ya amanecidos en Nassau, nos toca madrugar para hacer la excursión “Sea and see” (mar y ver), desde el mismo puerto nos trasladan en barco mar adentro mientras vemos durante el viaje mansiones de millonarios, actores, etc. al borde del mar. Al llegar al punto de encuentro, allí nos espera un barco-submarino cuya parte inferior está habilitada con asientos y ventanas para poder ver el fondo y faunas marinas de la zona. No hay demasiada variedad, pero aún así es ameno y bonito.

De regreso a Nassau con el transbordo correspondiente, nos montamos en un minibus para hacer una breve panorámica de la ciudad, con parada en el Fuerte “Fincastle”, lugar más alto de la ciudad (también de la isla y de toda Bahamas). Al ser pronto, decidimos ira disfrutar de la playa de “Paradise Island” a la cual prácticamente es obligado acceder a través del lujoso complejo “Atlantis” con zona comercial, tiendas de lujo, restaurantes, casino, etc. La playa es de arena blanquísima y muy fina, hace mucho calor y decidimos tomarnos una cerveza fresca en un chiringuito que hay en el cercano hotel Riu.

Volvemos al puerto y antes de volver al barco, decidimos quedarnos a pasear por las tiendas y puestos de artesanía para compra algún recuerdo (no todos los días uno visita Bahamas). Al llegar al barco, ducha rápida y hoy comemos sobre las 17.00 h. Por la tarde un ratito de descanso hasta las 20.00 h. que empieza en la zona exterior H2O la fiesta de los 80. Sobre las 21.00 h. da comienzo el espectáculo de fuegos artificiales que hace las delicias de los allí presentes.

Nosotros siendo españoles y con cierta tradición pirotécnica, no nos sorprende en demasía, pero aun así lo disfrutamos igualmente ya que en alta mar las cosas se ven de otra manera. Nos hacemos con un “cubo” de cervezas (compras 5 y te regalan la 6º) y bailamos mucho esta noche (es la música de mi generación) y al finalizar vamos a la discoteca Bliss, pero tanto la música como el ambiente es demasiado americano, al dirigirme a los ascensores de mi zona, me doy cuenta que están proyectando en el Atrio una película que quería ver y en una pantalla de 3 pisos de altura y un sonido impresionante hacen que casi esté en un cine. Me entra hambre y pido en el pub O'Seehans (abierto 24 horas) una hamburguesa con patatas fritas. Ha sido una noche completa.

Foto: Luis Pineda

Viernes 28 de marzo: 

Parece curioso pero en una mañana de temperatura ideal, la zona de adultos (sin cargo) del H2O esta casi vacía ¿con lo pronto que se acuestan los americanos, cómo pueden levantarse tan tarde? Me hago fuerte en una tumbona y paso allí toda la mañana tomando el sol y protegido del viento, ya que es la zona de popa, incluso puedo meterme en un jacuzzi. Evidentemente según va pasando el tiempo, la zona se va llenando.

Almorzamos hoy a una hora normal y el cuerpo pide siesta. En los estudios la insonorización es fantástica y al ser interiores, tampoco molesta la luz. Hoy hemos quedado para ver el espectáculo “Rock of ages” que llevábamos reservado desde Madrid, es el mismo que se representa en Broadway y aquí lo tenemos “gratis”.

El teatro es más pequeño que el del Epic, las butacas son muy cómodas y la hora y media que dura la representación de altísima calidad, se nos pasa volando. Nada más terminar nos vamos deprisa a cenar al Manhattan Room de nuevo, ya que hoy a las 21.30 h. los bailarines del espectáculo “Burn the floor” hacen una exhibición de bailes de salón. Al finalizar el mismo, vamos al local de blues Fat Cats que nos quedaba por ver. Confieso que no soy muy seguidor de esta música pero el artista es impresionante, la capacidad de improvisación asombrosa y el “buen rollo” se contagia enseguida no pudiéndome quedar quieto en mi asiento, disfrutando al mismo tiempo de un vaso de bourbon.

Foto: Luis Pineda

Sábado 29 de marzo:

Confieso que ha sido un crucero muy relajante y solo hemos tenido que madrugar un día. Me levanto tarde y decido ir a desayunar al Cagneys, el fantástico restaurante especializado en carnes americanas que hoy de forma excepcional abre para el desayuno. Este restaurante tiene mesas en la zona “waterfront” en la cubierta exterior que tiene este barco y la sensación de placidez es increíble. De hecho aquí estoy ahora mismo, escribiendo el diario de los últimos días.

Esta tarde toca preparar el equipaje. Otra ventaja que ofrece esta compañía es que no es imprescindible dejarlo fuera del camarote para que lo recojan. Lo puede bajar uno mismo, pero eso si tiene que ser a primera hora. Si se prefiere que lo recojan, se puede desembarcar hasta las 10.30 h. Almuerzo y tarde tranquilos (excepto en las tiendas de a bordo que no dan hoy abasto).

Tomamos una copa tranquilamente en uno de los bares (hay varios para elegir, pero los más elegantes son en “Shakers” y el “Maltings” que durante la semana han organizado catas de cervezas, gin tonics, margaritas, etc. Lo que podría haber probado es el “Ice bar” de a bordo, pero pagar 20$ para tomar 2 vodkas pasando frío (aunque proporcionan ropa de abrigo), confieso que no me apetece. Es curioso que en comparación una cerveza (4,50$) es más cara que un whisky (7,50$) y no hay que olvidar que hay que sumarle a todo el 15% de servicio. Hoy el espectáculo es “Burn the floor” a las 19.00 h. ¡Qué envidia da ver moverse a esos bailarines con esa soltura! Y además toda clase de ritmos. Un “10” también a este espectáculo.


Domingo 30 de marzo:

Hay que desalojar los camarotes antes de las 08.30 h. pero si uno quiere, puede bajar con su maleta o la opción de elegir la hora a la que se quiere desembarcar, por lo tanto podemos desayunar tranquilamente en un restaurante a la carta. La zona de desembarque no tiene nada que ver con la de embarque, pareciendo una nave industrial donde están amontonadas las maletas según su color de etiqueta y después de recogerlas hay que pasar aduana (los ciudadanos de USA también) para lo que hemos de haber cumplimentado el formulario correspondiente. Para tomar un taxi, tenemos que cruzar la calle, pero esto ya es anecdótico.





Impresiones finales:
  • Buque impresionante, se nota que “está nuevo” ya que se inauguró hace apenas un año.
  • Muy bonito por fuera es una verdadera atracción allá por donde pasa.
  • Excelente servicio a bordo como la calidad de su comida y sus espectáculos de altísimo nivel.
  • Muchísimas opciones de ocio a bordo tanto diurno como nocturno.
  • Gimnasio y spa totalmente equipados.
  • Clubs para niños que cubren todas las franjas de edad.
  • Programa de entretenimiento muy amplio y variado.


Pegas: 

  • En esta ruta el español está reducido a la mínima expresión en solo 1 persona de atención en esta lengua.
  • Menús únicamente en los restaurantes especializados (de pago aparte).
  • La ruta está mas dirigida a ciudadanos de USA cercanos a Nueva York, ya que para nuestro gusto 3 días de navegación en un crucero de 7 de duración, son demasiados. Aun así, ha sido un viaje increíble.





Publicar un comentario
  • Blogger- Comentario usando Blogger
  • Facebook- Comentario usando Facebook
  • Disqus Comentario usando Disqus

No hay comentarios :

Tu opinión es importante para nosotros, puedes dejarnos tu comentario.
Muchas gracias


Guías de viaje para cruceristas

[Guías][list]

Diarios de a bordo

[Diarios][list]

Cuaderno de bitácora

[Cuaderno][threecolumns]

Consejos de interés

[Nuestros Consejos][list]

Visitamos y valoramos barcos

[Redactor-de-visita][list]

Comunicados de prensa

Vídeos

[Mis Vídeos][threecolumns]

Turismo en general - Más info en botón superior (Turismo)

[Turismo-01][list]