Destacados

[Destacados][threecolumns]

► 09 - MSC Opera - Martes - Desembarque y espera en el aeropuerto.



Nuestra llegada está prevista sobre la 1:30 horas, a pesar de la noche un poco movidita (no demasiado), en cuanto al mar se refiere, hemos llegado casi a la hora prevista, solo con media hora de retraso.

Nuestro desembarque está previsto sobre las 17:00 horas, (hay varias tandas debido a los diferentes horarios de vuelos). La cabina la tenemos que dejar  como máximo a las 13:30 horas, o sea que nos lo tomamos con relajación, desayuno como de costumbre pero sin prisas. La comida (almuerzo), también lo realizaremos a bordo ya que el horario da para ello, y como podéis ver en los horarios que os he puesto, da tiempo a todo.

Como sabéis, cuando se desembarca a ciertas horas, habilitan una parte del barco como consigna perfectamente custodiada para dejar todo lo que queramos, como maletas de cabina, mochilas o lo que queráis para poder moveros con facilidad dentro del barco hasta la hora de desembarque. Así que nos vamos a ello para pasar nuestras últimas horas a bordo, comer sin prisas y disfrutar del último café en la zona de la piscina. Ni que decir tiene que alguna nueva foto cayó.

DESEMBARQUE:

Nuestro desembarque se demora un poco y el trayecto hacia el aeropuerto se complica debido a la marcha esa misma tarde del Presidente de E.E.U.U, (Barack Obama). Debido a este contratiempo el conductor tiene que seguir una ruta distinta debido a las calles cortadas permitiendonos ver gran parte de La Habana desconocida con la vista de avenidas con habitantes cotidianos parando taxis en plena calle y edificios muy deteriorados. Eso sí, con sus llamativas capas de pintura la mayoría de ellos.

Gracias a compartir el mismo idioma vemos al conductor algo nervioso y comentando por la radio cual ruta puede seguir para llegar a tiempo, ya que "lleva pasajeros del crucero y deben llegar a tiempo para no perder el vuelo". Llegamos al aeropuerto bien de hora y sin problemas.

LLEGADA AL AEROPUERTO

Como habíamos subido de los primeros al autobús, nuestras maletas estaban al final, con lo cual entramos de los últimos, pero aún quedaban autocares por llegar. Siguiendo a otros pasajeros nos dirigimos a la izquierda pero tras 10 minutos de estar allí no reconocemos a nadie del crucero ni vemos etiquetas similaraes. Mandamos una "cabeza de puente" a investigar y, ¡SORPRESA!, la cola de nuestro vuelo está entrando a la derecha (zona B), con lo cual, a colocarnos de nuevo en la cola a ver si pillamos ventanilla, la cola había aumentado considerablemente, además de avanzar muy lentamente, (en Cuba, las prisas se dejan en casa).

Nos precede un grupo de cuatro personas (como nosotros), que forman parte de un extenso grupo organizado de una empresa que les acompañan los agentes de viaje. Llega otro autocar y los agentes de viaje no se les ocurre otra cosa que intentar colar a todo el grupo con sus carros y maletas junto a estos cuatro pasajeros, dejando primero los carros de maletas para que después llegaran los pasajeros. Les dije que no, que nosotros nos habíamos equivocado de zona de pasajeros y respetamos la cola como todo el mundo y que allí no se colocaban. Me dicen que es un grupo grande y quieren ir juntos a lo que les digo que formen primero el grupo y después se coloquen. Detrás de nosotros ya comienza alguno más a protestar con lo cual se retiran, quedándose allí los cuatro que llevaban tiempo delante de nosotros. Curiosamente una de las dos parejas se me acerca y me puse algo en guardia, pero su intención era la de decirme que yo tenía razón; "nosotros solemos viajar mucho por todo el mundo y usted ha hecho lo correcto, a pesar de ir en el grupo, hay cosas que no son lógicas" me dijo.


Todo se tranquiliza pero los de la agencia intentan su último cartucho, no sé si "mojando" o no a algún empleado, pues realizan una triquiñuela con ellos y les sale bien. Después la tuvimos nosotros y otros pasajeros que lo vieron con este empleado local de Air Europa, pero al final siempre pierde el mismo.


Resulta que estos agentes se acercaron, hablaron con este coordinador y se acercaron a uno de los mostradores diciendo, (oido por los que estábamos allí), "son 30 personas para que les reserven ventanilla". Eran las parejas que quedaron detrás, (los que tuvimos la discusión), mas los que teníamos delante. Se los reservaron sin problema. ¿Alguien me puede decir si esto es normal?.

Nos toca el turno de la facturación, pedimos asientos con ventanas (2), ya que somos dos parejas y la chica nos comunica que las que quedan están reservadas por un grupo, (no te jode), eso ya lo sabíamos. De no haber actuado de aquella forma tan barriobajera hubiéramos viajado en ventanilla, nosotros y algunos más que iban detrás. Vuelta a discutir con el coordinador de Air Europa, discusión que tuvimos que parar porque vimos que allí ordenaba y mandaba él. De haber seguido discutiendo lo mismo nos quedamos en tierra, no por él, sino por decisión de la autoridad por escándalo o no se qué cosas. Le advertimos que pondríamos una queja en la aerolínea y nos dijo que hiciéramos lo que estimáramos conveniente. O sea, fue algo irrespetuoso con los demás pasajeros y una acción prepotente...

Pasamos el control de aduanas y seguridad y pasamos a la zona de pre-embarque. Si decidís comer algo allí tomároslo con calma, hay pocos sitios para elegir y poca variedad de comida. La cola es imprescindible. Disponéis de varios pequeños comercios para los últimos recuerdos. Hay un local de Internet y una zona Wifi previo pago 1 € (10 o 15 minutos). Esto sirve por lo menos para ponerse en contacto con familiares. No está mal, aunque en el momento que pasamos por allí no había nadie al frente del "negocio" por lo que no os puedo comentar la calidad de las conexiones.


Los aseos los tenéis al entrar después del Ckeck-in, y una vez pasados los comercios a vuestra izquierda, y como es normal, encontraréis asientos para vuestra espera, aunque se me antoja que menos de los que harían falta para una terminal con el tráfico que tiene esta. La terminal es pequeña. Digamos que para una capital como La Habana, muy pequeña. Intentamos acceder a un pequeño bar situado en la planta inferior a ver si teníamos suerte. Y lo mismo: casi nada que elegir y la cola de rigor. Decidimos ir arriba y hacer la cola correspondiente para picar lo que pudiéramos. Al final no estuvo mal la cosa pues pudimos tomar algo, una especie de bocatas de jamón y queso, unas papas fritas y unos refrescos, (pagamos en euros), y además sentados gracias a un matrimonio que se levantó en esos momentos. Por cierto, hay unos caramelos en el mostrador para que vuestra espera sea más amena. Están buenísimos.

Por fin llega la hora de embarque y la gente se aglutina como desesperada a la puerta del mismo. Nosotros no tenemos prisas pues sabemos que en un momento indicarán las filas que embarcarán primero, (indicado en el billete), así que cuando nos toque nos acercaremos y punto. No hay por que agobiarse.

¿Queréis saber algo más sobre nuestro regreso?

No perderos el siguiente capítulo: Regreso y fin del viaje

Publicar un comentario
  • Blogger- Comentario usando Blogger
  • Facebook- Comentario usando Facebook
  • Disqus Comentario usando Disqus

No hay comentarios :

Tu opinión es importante para nosotros, puedes dejarnos tu comentario.
Muchas gracias


Guías de viaje para cruceristas

[Guías][list]

Diarios de a bordo

[Diarios][list]

Cuaderno de bitácora

[Cuaderno][threecolumns]

Consejos de interés

[Nuestros Consejos][list]

Visitamos y valoramos barcos

[Redactor-de-visita][list]

Comunicados de prensa

Vídeos

[Mis Vídeos][threecolumns]

Turismo en general

[Turismo-01][list]